Tres opciones para compartir la contraseña de manera segura

Existen administradores de contraseñas que tienen funciones para compartir contraseñas con familiares, amigos o compañeros de trabajo sin peligros

Compartir contraseña de manera segura. (foto: TN)
Compartir contraseña de manera segura. (foto: TN)

Es algo sabido por todos que compartir contraseñas no es tan seguro como uno piensa. Compartir estas claves puede permitir que alguien acceda a archivos, correos electrónicos, mensajes o documentos personales. Alguien conocido o un tercero. Cuanto menos reveladoras sean las contraseñas, más seguras son.

Pero todos en algún momento no han tenido más remedio que compartir una clave o contraseña con alguien. Pues porque se comparte el acceso a un mismo servicio, como el almacenamiento online o el correo electrónico. O porque es un servicio pago que permite compartir contraseñas. Sea como sea, compartir una contraseña o código de acceso tiene sus propios riesgos. Y por eso hay que tomar precauciones.

En este artículo se verán diferentes formas de compartir contraseñas de forma segura. Serán de gran ayuda si se comparten contraseñas secretas en el trabajo o en casa, con familiares o amigos. El objetivo es minimizar el riesgo de que estas claves privadas circulen fuera de uno.

Precauciones antes de compartir contraseñas

Todas las precauciones hay que tenerlas en cuenta. Antes de enviar su contraseña a otra persona, es mejor considerar los siguientes pasos. No son imprescindibles, pero dificultan que alguien encuentre la contraseña de uno y quiera usarla sin permiso.

- Contraseña para cada cuenta. No reutilizar palabras clave.

- Cambiar la contraseña en intervalos regulares.

- Cambiar la contraseña si se tiene una disputa o una relación rota con alguien con quien se compartió contraseñas.

- No almacenar contraseñas físicas o digitalmente en un lugar visible.

- Habilitar la autenticación de dos factores para todas las cuentas.

Contraseña. (foto: La Manzana Mordida)
Contraseña. (foto: La Manzana Mordida)

Compartir con administradores de contraseñas

Ahora sí, hay que ver cómo se pueden compartir esas contraseñas cuando no se tienen más opciones. En primer lugar, los administradores de contraseñas son los mejores aliados para mantener seguras las claves secretas.

Además, ahora están disponibles en la mayoría de los dispositivos, integrados en aplicaciones y navegadores web, y ofrecen servicios adicionales como la creación de contraseñas seguras o, por ejemplo, el intercambio seguro de contraseñas.

Los administradores populares como 1Password, LastPass, Dashlane, Keeper, Bitwarden o RoboForm tienen funciones para compartir contraseñas con familiares, amigos o compañeros de trabajo. Esto significa que cada miembro de un grupo o equipo tiene su propia cuenta privada y al mismo tiempo un espacio donde se pueden compartir ciertas contraseñas.

Por lo general, estas apps son de pago, pero valen la pena. Y además de claves secretas, también se utiliza para tomar notas sobre información sensible. Por otro lado, los gestores de contraseñas actuales comprueban si se filtran contraseñas guardadas, por lo que avisarán lo antes posible para que uno cambie su contraseña.

1Password. (foto: Appleismo)
1Password. (foto: Appleismo)

Compartir claves con mensajes temporales

Este método no es recomendable, pero es más cómodo y económico que el anterior. La cuestión es aprovechar que aplicaciones como WhatsApp, Telegram, Snapchat o Signal que tienen mensajes temporales o mensajes que desaparecen a los pocos segundos.

Esto, junto con el cifrado predeterminado de los mensajes, debería contribuir en gran medida a evitar que la contraseña caiga en manos equivocadas. Pero no es suficiente estar contentos de compartir claves secretas a través de mensajes instantáneos. Y mucho menos por correo electrónico.

Mensaje temporal en WhatsApp. (foto: Europa Press)
Mensaje temporal en WhatsApp. (foto: Europa Press)

Compartir parcialmente a través de múltiples canales

Como un verdadero agente secreto, la mejor manera de compartir algo importante es parcialmente. Entonces solo se tiene la información completa cuando se conectan todas estas partes.

Para que el lector de Infobae pueda entender: utilizar diferentes canales de comunicación para facilitar la contraseña. Esto asegura que la contraseña llegue a la persona adecuada de forma segura. Y si la contraseña cae en malas manos es por otros motivos.

La contraseña se puede compartir de diferentes maneras. Por ejemplo, indicar qué servicio o producto responde a esa contraseña, facilitar la dirección de correo asociada y, finalmente, la contraseña. Tres partes. Y, para darle más seguridad, esa contraseña se puede dividir en dos o más partes. Luego, cada parte del mensaje (servicio + usuario + contraseña) se envían por distintas fuentes:

- Correo electrónico.

- Mensajerías instantáneas.

- Mensajes privados en redes sociales.

Cada fuente, una parte del mensaje. Sin relación alguna entre ellos.

Contraseña segura. (foto: Jens Büttner/dpa)
Contraseña segura. (foto: Jens Büttner/dpa)

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR