Una académica iraní murió asesinada a golpes por la policía del régimen persa

Nasrin Ghaderi, estudiante de filosofía y candidata al doctorado, fue asesinada por las fuerzas iraníes, que también abrieron fuego contra la multitud en su funeral. El caso es similar al de Mahsa Amini, que desató la ola de protestas hace casi dos meses

Nasrin Ghaderi
Nasrin Ghaderi

La académica iraní Nasrin Ghaderi, de 35 años, murió tras ser golpeada por las fuerzas de seguridad durante las protestas que sacuden al país, pero su familia fue presionada por el régimen para reportar que el deceso se debió a una enfermedad.

Ghaderi, estudiante de filosofía y candidata a un doctorado, murió tras estar en coma por haber sufrido brutales golpeas en la cabeza cuando se manifestaba en Teherán, en el marco de las protestas que se desarrollan desde mediados de septiembre luego de la muerte de Mahsa Amini, también por abuso policial.

Según reportó el grupo de derechos humanos Hengaw, basada en Noruega y que defiende los derechos de los kurdos de Irán, luego las fuerzas de seguridad abrieron fuego contra la multitud que se había reunido tras el funeral de Ghaderi para protestar por su muerte

Bajo presión del régimen, el padre de la estudiante afirmó que su hija murió de “gripe y enfermedad subyacente”

Ghaderi tenía 35 años y era candidata a un doctorado en la Universidad de Teherán
Ghaderi tenía 35 años y era candidata a un doctorado en la Universidad de Teherán

Un fiscal, citado por los medios de comunicación estatales, dijo que Ghaderi tenía un problema cardíaco preexistente y que había muerto por “envenenamiento”, sin entrar en más detalles. No hubo comentarios oficiales inmediatos sobre el informe de los disparos.

Semanas después de la muerte de Amini, el caso guarda similitudes: allí un informe del forense negó que la joven hubiera muerto por golpes en la cabeza mientras estaba detenida, como afirmaban sus padres, y relacionó su muerte con problemas médicos anteriores.

Los estudiantes de una docena de universidades, incluidas las de las ciudades norteñas de Rasht y Amol, celebraron protestas el domingo al grito de “muerte al dictador”, una referencia a la máxima autoridad de Irán, el ayatollah Ali Khamenei, según los vídeos no verificados en las redes sociales.

Las manifestaciones continúan, acompañadas por huelgas en los comercios, pese a una creciente represión, a siete semanas después de la muerte de Amini.

La República Islámica vive la mayor ola de protestas en años, desencadenada por la muerte de esta joven kurda iraní de 22 años, el 16 de septiembre pasado, tres días después de haber sido detenida en la capital iraní por la policía de la moral, por un supuesto incumplimiento del estricto código de vestimenta del país.

Este sábado, las fuerzas de seguridad utilizaron un nuevo método para reprimir las manifestaciones en las universidades de Teherán, registrando a los estudiantes y obligando a los que llevaban mascarillas a quitárselas, según los militantes.

Las universidades se han convertido en el foco de resistencia de las protestas contra el régimen (via Reuters)
Las universidades se han convertido en el foco de resistencia de las protestas contra el régimen (via Reuters)

Pese a ello, hubo manifestaciones de estudiantes en la Universidad Islámica de Mashhad, al noreste de Irán, en las que se gritó “¡soy una mujer libre, ustedes son los perversos!”, según un video publicado por BBC Persian.

La represión de las manifestaciones ha dejado más de 176 muertos desde la muerte de Mahsa Amini, según una ONG así como miles de detenidos y unas 1.000 personas, según el poder judicial, acusadas de participar en los “disturbios”.

Esta ola de protestas no tiene precedentes, por su magnitud y su naturaleza, desde la Revolución islámica de 1979.

Al filo de los días, las manifestaciones en favor de la libertad de las mujeres se han transformado en protestas dirigidas contra el poder, que el régimen iraní califica de “disturbios”.

(Con información de AFP y Reuters)

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR