¿Deberíamos comer más plantas?: estas son las mejores para evitar el cambio climático

La producción animal deja una huella de carbono más elevada a la registrada en los productos agrícolas. Cuáles son las responsables de menores emisiones de gases de efecto invernadero

Nuestros alimentos son responsables de entre el 21% y el 37% de los gases contaminantes que lanzamos a la atmósfera (Getty Images)
Nuestros alimentos son responsables de entre el 21% y el 37% de los gases contaminantes que lanzamos a la atmósfera (Getty Images)

¿Estás pensando en comer más plantas? No estás solo. Aunque la gente no lo haga, lo cierto es que piensa y habla de ello. Una encuesta reciente de la Universidad Estatal de Oklahoma, que aún se encuentra bajo revisión de sus colegas, sitúa el número de adultos estadounidenses que se declaran veganos o vegetarianos en un 10%. Mientras tanto, el flexitarianismo también se ha convertido en un tema de conversación. Hasta ahora, no hay pruebas de que la gente esté comiendo más de ellas y el consumo de carne tampoco disminuyó, pero si vas a hacer algo, hablar y pensar en ello es un primer paso necesario.

“Comer más plantas da mucho margen de maniobra porque hay muchos tipos. Pero, desde el punto de vista del clima, no son iguales; algunas son mucho mejores que otras. Si el impacto climático es una de las cosas que hacen que las plantas suban a tu tabla personal de comidas, ayuda saber cuáles pisan más suavemente nuestra tierra”, escribió Tamar Haspel, autora de “To Boldly Grow: Finding Joy, Adventure, and Dinner in Your Own Backyard”, en un artículo que publicó The Washington Post.

Verduras

Cuando se destruyen bosques para hacer sitio al ganado y al cultivo de plantas, como cereales, escapan a la atmósfera grandes reservas de carbono almacenado en los árboles y en el suelo, y calientan el planeta (REUTERS)
Cuando se destruyen bosques para hacer sitio al ganado y al cultivo de plantas, como cereales, escapan a la atmósfera grandes reservas de carbono almacenado en los árboles y en el suelo, y calientan el planeta (REUTERS)

Cuando se piensa en los veganos y los vegetarianos, se piensa naturalmente en las verduras. “Ensaladas, verduras de hoja verde, brócoli, espárragos. Y todas son mejores opciones climáticas que la carne. Pero, entre las plantas, son la peor opción. Suena raro, lo sé, porque han conseguido más halo de salud que cualquier otra categoría de plantas, pero hay tres razones por las que las verduras son climáticamente subóptimas”, dijo Haspel.

Según la columnista estadounidense, la primera es que tienen mayores cargas de fertilizantes y pesticidas que la mayoría de los cultivos vegetales. “Aunque no hay estadísticas fiables de insumos por cultivo (que haya encontrado), se puede tener una idea de la disparidad mirando los costes de producción”, añadió Haspel.

Un análisis de 2017 de los costes del brócoli sitúa los fertilizantes en 269 dólares y los pesticidas en 335 dólares, unos 600 dólares por acre y año. Si se observa al maíz o a la soja de ese mismo año, los costes totales de fertilizantes y pesticidas rondaron los 200 dólares por acre en el caso del maíz, y menos de 100 dólares en el de la soja. Además, las hortalizas se riegan en su mayoría y se cultivan en su mayoría (en California, por ejemplo, hay muy pocas hectáreas sin labranza). Por consiguiente, su impacto en el medio ambiente es relativamente fuerte.

Los cultivos en hileras anchas permite una cosecha con maquinaria agrícola, con lo cual la huella de carbono tiene la influencia de combustibles fósiles / (Bloomberg)
Los cultivos en hileras anchas permite una cosecha con maquinaria agrícola, con lo cual la huella de carbono tiene la influencia de combustibles fósiles / (Bloomberg)

En segundo lugar, su carácter perecedero contribuye al desaprovechamiento de la comida. “Algo así como un tercio de los alimentos que se cultivan en Estados Unidos se desperdicia, pero en el caso de la fruta y la verdura se acerca a la mitad. Apuesto a que, si revisaras tu heladera ahora mismo, encontrarías algo en el fondo del cajón para demostrarlo”, aseguró.

La tercera es que la mayoría de las verduras, especialmente las verdes, tienen muy pocas calorías, y eso es un enigma. Para Haspel, “en un mundo de sobreabundancia, donde la obesidad es un problema acuciante de salud pública, los alimentos con pocas calorías son algo bueno. Pero cuando tenemos una población creciente que alimentar, y una tierra limitada para hacerlo, utilizar esa tierra para cultivar nutrientes sin calorías es un lujo”.

Las principales causas del desperdicio de alimentos están relacionadas a nuestro comportamiento como consumidores (REUTERS)
Las principales causas del desperdicio de alimentos están relacionadas a nuestro comportamiento como consumidores (REUTERS)

“Tenemos unos 7.700 millones de personas en la Tierra, y 2.700 millones de acres de cultivo. Eso equivale a un tercio de acre por persona, para cultivar tanto para nosotros como para los animales que comemos (también obtenemos calorías de los animales de pastoreo, lo cual es problemático por otras razones)”, aseveró la especialista.

Y continuó: “Las hortalizas verdes son las que menos calorías aportan por hectárea; las espinacas y la lechuga de hoja, por ejemplo, tienen alrededor de 1,6 millones. Sí, son muy nutritivas. Pero lo ideal es buscar cultivos que aporten tanto calorías como nutrición. Ah, y las proteínas también son buenas; todavía hay lugares en el mundo donde la gente no recibe suficiente (aunque Estados Unidos no es uno de ellos)”.

Haspel no está en contra de los vegetales y los come en abundancia. Para ella, “tienen absolutamente, positivamente, un lugar en una dieta en la que tanto las personas como el planeta pueden prosperar. Pero si comemos más de unas pocas raciones al día, nuestra dieta va a tener un mayor impacto climático que si nos centramos en otro tipo de plantas”.

Frutas y frutos secos

Los alimentos respetuosos con el medioambiente crecen en los árboles (Getty Images)
Los alimentos respetuosos con el medioambiente crecen en los árboles (Getty Images)

Las frutas y los frutos secos no son perfectos. Es que, mientras las primeras utilizan muchos pesticidas (una estimación de 2019 para el cultivo de manzanas en el estado de Washington sitúa el coste en casi 2.000 dólares por acre y año); los segundos usan mucha agua (casi 500 galones por libra), pero la cantidad de alimentos que producen -sin que los agricultores tengan que labrar la tierra y replantar cada año- los convierte en algunos de los alimentos más respetuosos con el clima que podemos comer.

Las manzanas, las naranjas y las paltas (sí, es una fruta) producen entre 5 y 7 millones de calorías por hectárea, y los frutos secos lo hacen aún mejor, con almendras y nueces entre 6 y 7 millones. Si se planta un huerto, se obtiene una doble ventaja climática: los alimentos, pero también las plantas perennes que almacenan carbono.

En términos de calorías, las manzanas tienen menos de un tercio del impacto climático de las brásicas (el grupo de verduras que incluye la coliflor, el brócoli y la col). Aunque las bayas y las uvas no son tan buenas como las frutas de árbol, con un impacto casi tres veces superior al de las manzanas, siguen siendo una buena opción. Los frutos secos son muy respetuosos con las emisiones de carbono, con apenas un 2% de la huella del coliflor.

Cultivos en hilera

El cultivo en hileras es una práctica intensiva que requiere cantidades significativas de fertilizantes y un suministro de agua estable para garantizar los mejores rendimientos y la mejor calidad posible (REUTERS)
El cultivo en hileras es una práctica intensiva que requiere cantidades significativas de fertilizantes y un suministro de agua estable para garantizar los mejores rendimientos y la mejor calidad posible (REUTERS)

Estos son los cultivos que, obviamente, crecen en hileras, pero que también son plantados y cosechados por grandes máquinas. Son el maíz y la soja, pero también la avena, la cebada, el trigo, las judías secas, los garbanzos, las lentejas y todos los demás granos y legumbres que son la columna vertebral de una dieta buena para las personas y el planeta.

Empecemos por el maíz y la soja, que son, respectivamente, la hierba de cereal y la fuente de proteína vegetal de mayor rendimiento que cultivamos. El maíz produce unos 15 millones de calorías por hectárea, y la soja unos 6 millones (la producción de proteínas utiliza muchos recursos vegetales, por lo que los cultivos de alto contenido proteínico suelen ser de menor rendimiento).

“Hay muchas externalidades. Creo que la más importante es que la escorrentía de nutrientes provoca la proliferación de algas tóxicas y la muerte de peces. Pero todos los cultivos utilizan fertilizantes (y los nutrientes pueden proceder del estiércol o de versiones químicas), y las hortalizas utilizan más que los cultivos que todos hemos aprendido a odiar”, remarcó Haspel.

ILUSTRACIÓN - El tofu se prepara en base a porotos de soja y se utiliza en numerosas formas en la cocina vegetariana. Foto: Christin Klose/dpa
ILUSTRACIÓN - El tofu se prepara en base a porotos de soja y se utiliza en numerosas formas en la cocina vegetariana. Foto: Christin Klose/dpa

“La externalidad que es exclusiva del maíz y la soja es la obesidad y las enfermedades que resultan de comer demasiados alimentos que contienen los ingredientes industriales derivados de ellos. Pero imaginemos que, en lugar de destinar nuestros cultivos a los autos (cerca del 40% de nuestro maíz se convierte en etanol), a los cerdos (otro 40% del maíz y el 70% de la soja se convierten en piensos) y a los snacks envasados (la mayor parte del resto se destina a los alimentos procesados), los comiéramos en forma de tortillas y tofu. Nuestros 90 millones de acres de maíz y 88 millones de acres de soja podrían, juntos, satisfacer las necesidades calóricas de casi una cuarta parte de toda la población mundial”, aseguró.

Los cultivos básicos -cereales integrales y legumbres, pero también tubérculos (papas y boniatos) e incluso algunos frutos arbóreos con almidón (yacas y plátanos)- son los que más se aprovechan del clima. Son saludables, nutritivos, versátiles y mucho menos perecederos que las frutas y verduras de jardín. Aportan calorías y nutrición en un solo paquete. Utilizan menos insumos que otras plantas y a menudo se cultivan sin riego.

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR