Cómo hacer del arrepentimiento una experiencia inspiradora

Jelena Kecmanovices, psicóloga clínica y directora del Instituto de Terapia Conductual de Arlington en Washington, explicó algunas técnicas exitosas para atravesar esta experiencia emocional que deja enseñanzas

El arrepentimiento es el pesar que una persona siente por algo que ha hecho, dicho o dejado de hacer (Getty Images)
El arrepentimiento es el pesar que una persona siente por algo que ha hecho, dicho o dejado de hacer (Getty Images)

Arrepentirse es un acto espontáneo, que debe surgir de la comprensión legítima de los propios errores, aunque esto no significa que éstos no se van a volver a cometer.

El arrepentimiento es una experiencia emocional negativa muy común, impulsada por pensamientos de lo que podría haber sucedido si uno se hubiera comportado de manera diferente en el pasado. ¿Quién de nosotros no se ha lamentado de lo que pudo haber sido?”, reflexiona Jelena Kecmanovices, psicóloga clínica y directora fundadora del Instituto de Terapia Conductual de Arlington/DC en el área de Washington, DC.

Y agrega: “Una característica típica del arrepentimiento es culparse a sí mismo por tomar la decisión “equivocada”, ya sea haciendo algo que ahora cree que no debería haber hecho, o no haciendo algo que ahora cree que debería haber hecho. Algunos arrepentimientos son leves y fugaces y, como tales, no causan mucha angustia. Pero es posible sentirse perseguido por el arrepentimiento, consumido por el auto reproche, la tristeza y una sensación de pérdida por lo que podría haber tenido”, puntalizó la experta que también enseña en la Universidad de Georgetown y escribe habitualmente sobre la ansiedad, la resiliencia y la condición humana.

Quien se arrepiente cambia de opinión o deja de ser consecuente con un determinado compromiso (Getty Images)
Quien se arrepiente cambia de opinión o deja de ser consecuente con un determinado compromiso (Getty Images)

Kecmanovices, citó un reciente estudio sobre el arrepentimiento, que encontró que en el transcurso de aproximadamente una semana, los participantes informaron haber experimentado arrepentimiento de casi un tercio de las decisiones que recordaron haber tomado durante ese tiempo. En la investigación publicada en la revista APA PsycNet se tomaron muestras de las decisiones de 108 participantes durante 8 días utilizando un método de diario basado en la web. Cada día, los participantes calificaron el arrepentimiento experimentado por una decisión tomada, así como el arrepentimiento pronosticado por una decisión a tomar. Los participantes también indicaron en qué medida utilizaron diferentes estrategias para prevenir o regular el arrepentimiento.

Las personas lamentaron el 30 % de las decisiones y pronosticaron el arrepentimiento en el 70 % de las decisiones futuras, lo que indica que el arrepentimiento es relativamente frecuente en las decisiones diarias, pero también que el arrepentimiento experimentado fue menos frecuente que el arrepentimiento pronosticado. Además, los participantes utilizaron con éxito una serie de estrategias de prevención y regulación específicas de decisiones para minimizar el arrepentimiento y las emociones negativas en la toma de decisiones diaria.

Como conclusión los expertos afirmaron que generalmente, estos resultados sugieren que la regulación y la prevención del arrepentimiento son estrategias importantes en muchas de nuestras decisiones diarias.

Arrepentirse es un acto espontáneo, que debe surgir de la comprensión legítima de los propios errores, aunque esto no significa que no vuelvan a cometerse (Getty Images)
Arrepentirse es un acto espontáneo, que debe surgir de la comprensión legítima de los propios errores, aunque esto no significa que no vuelvan a cometerse (Getty Images)

Acto difícil de evitar

Respecto al análisis general que se hace en Occidente en estos tiempos modernos, existe un terreno fértil para el arrepentimiento con elección que hacemos sobre bienes de consumo, lugares para vivir, cuándo y con quién casarse, qué profesión seguir, etc. “Como ha explicado el psicólogo Barry Schwartz, un aumento inicial de opciones a menudo conduce a una mayor satisfacción, pero el efecto puede revertirse a medida que se amplía el número de opciones. Las personas que tratan de proteger sus elecciones considerando detenidamente todas las alternativas antes de tomar una decisión pueden, paradójicamente, experimentar más arrepentimiento después”, indicó la especialista.

Y completó: “Cuando yo era niña en la antigua Yugoslavia, solo teníamos un pequeño número de universidades entre las que elegir. Los estudiantes generalmente se quedaban cerca de casa y no dedicábamos mucho tiempo a considerar si habíamos tomado la mejor decisión. Pero cuando hablo con estudiantes en los Estados Unidos, escucho lo difícil que es deshacerse de las dudas sobre si tomaron la decisión correcta entre casi 4000 colegios y universidades. El arrepentimiento y la insatisfacción pueden enconarse cuando las opciones aumentan exponencialmente”.

A grandes rasgos, puede distinguirse entre faltas involuntarias y voluntarias, siendo estas últimas las más fáciles de evitar.
A grandes rasgos, puede distinguirse entre faltas involuntarias y voluntarias, siendo estas últimas las más fáciles de evitar.

La experta considera que las nuevas tecnologías han ayudado a borrar las fronteras entre lo público y lo privado, han aumentado la velocidad de casi todo y han provocado una sobrecarga de información en las últimas décadas.

“Todos estos procesos están destinados a generar más arrepentimiento, lo que vemos cada vez que alguien se disculpa por un Tweet o se preocupa por un correo electrónico de solicitud de empleo que sale con un error tipográfico. Al mismo tiempo, hay evidencia de que el perfeccionismo ha estado aumentando durante un tiempo en algunas partes del mundo. Las investigaciones indican que, desde finales de la década de 1980 en los EE. UU., Canadá y el Reino Unido, las personas se han vuelto menos indulgentes con sus propios errores y los de los demás, al mismo tiempo que creen cada vez más que los demás los juzgarán con dureza por su falta de perfección. Es probable que el arrepentimiento aumente en tal ambiente”, teorizó.

La experta considera que el arrepentimiento también se ha relacionado con la ansiedad, la autocrítica, la vergüenza y los problemas para dormir. “A menudo implica la rumiación y el pensamiento obsesivo. Si usted está dando vueltas en círculos, repasando lo que hizo mal una y otra vez, y no lo comparte con nadie, es probable que se atasque en las perniciosas arenas movedizas del arrepentimiento. Sin embargo, cuando se aprovecha hábilmente, el arrepentimiento puede aumentar la probabilidad de crecimiento psicológico. El arrepentimiento puede llevarte a reflexionar sobre tu comportamiento, a aprender qué tipos de comportamiento funcionan bien y cuáles no, y así mejorarte a largo plazo. La punzada emocional del arrepentimiento puede ayudarlo a comprender que debe hacer un cambio y luego empujarlo a seguir adelante”, enfatizó.

El arrepentimiento puede conducir al bienestar personal
El arrepentimiento puede conducir al bienestar personal

Y enseguida citó un ejemplo que vivió en uno de sus pacientes: “Un paciente mío se arrepintió de alejarse de su familia cada vez que tenía una mejor oportunidad laboral. Su éxito profesional reforzó sus elecciones durante años y justificó su camino por lo bien que lo había hecho, lo que le permitió mantener generosamente a sus hijos ya sus padres. Pero, a partir del día en que su madre sufrió un derrame cerebral, se sintió abrumado por la culpa y el autorreproche: ‘Ni yo ni mis hijos podremos recuperar esos años, el tiempo que podríamos haber pasado juntos’. Tomando su profundo arrepentimiento como una señal de cuánto se preocupaba por su familia y superándolo hábilmente, pudo hacer un cambio y alinear su vida con lo que valoraba. Los consejos que siguen pueden ayudarlo a moverse en una dirección similar”.

Kecmanovices, relató otro ejemplo: “Una paciente mía de unos 50 años reprimió repetidamente el arrepentimiento de no haber estudiado medicina cuando era más joven. Cada vez que notaba los pensamientos de arrepentimiento burbujeando, se ocupaba de las tareas del hogar o se enfocaba con láser en las actividades de sus hijos. Tenía miedo de mirar su vida con una honestidad brutal. Esto hizo que el arrepentimiento apareciera con mayor frecuencia, hasta que se sintió completamente agotada y derrotada y buscó ayuda. Una de las primeras cosas que hicimos fue hacer que se relacionara con sus olas de arrepentimiento de una manera diferente: observando con curiosidad lo que estaba sucediendo en su mente y cuerpo, y describiéndolo como si estuviera describiendo algo fuera de sí misma. ‘Sentí que se me oprimía el pecho y que las náuseas me subían a la garganta al recordar el día que dejé la química orgánica´, relató en una sesión. Ella describió sentir una mezcla hueca de culpa, auto-repugnancia y vergüenza. Gradualmente, permitirse experimentar las emociones crudas del arrepentimiento le dio la motivación para reevaluar su vida”.

Sin embargo, al tratar de aceptar los sentimientos de arrepentimiento, es importante no dejarse descarrilar por el pensamiento circular excesivo. La especialista brindó algunas técnicas poderosas de la terapia conductual dialéctica (DBT) si una persona se encuentra dando vueltas en círculos de esta manera, debe tratar de salir y observar cómo tus sentimientos se manifiestan en tu cuerpo:

 Ciertos trastornos psicológicos llevan a las personas a cometer actos de variada gravedad que perjudican a terceros, sin realmente desearlo o, en algunos casos, sin ser conscientes de ellos (Gettyimages)
Ciertos trastornos psicológicos llevan a las personas a cometer actos de variada gravedad que perjudican a terceros, sin realmente desearlo o, en algunos casos, sin ser conscientes de ellos (Gettyimages)

-Exponerse a sensaciones fuertes como limón agrio, agua helada o música a todo volumen

-Participar en un breve período de ejercicio intenso

-Ayudar a alguien, por ejemplo, guiar a su sobrina mientras se deshace de las ruedas de entrenamiento de la bicicleta o ayudar a sus padres a arreglar un estante roto.

Replantear la experiencia de arrepentimiento

Kecmanovices explicó que una vez que haya comenzado a aceptar sus sentimientos de arrepentimiento, haya hecho las paces (si es pertinente) y se haya tranquilizado, estará listo para explorar algunos replanteamientos útiles de la posición en la que se encuentra ahora. Y dejó algunas estrategias para ayudarle a hacer eso.

El arrepentimiento es muy estudiado hoy en psicología
El arrepentimiento es muy estudiado hoy en psicología

-Pregúntese: dado lo que he hecho y lo que he arrepentido, ¿qué puedo hacer todavía que sea coherente con lo que quiero ser como persona? Anote tantas respuestas positivas como pueda pensar. Luego haga un plan para promulgar al menos algunas de ellas. Para una paciente mía, que se arrepintió de las formas en que pensó que podría haberle fallado a su madre fallecida, honrar la memoria de su madre visitando regularmente el cementerio y escribiendo una biografía de la vida de su madre ayudó a enfocar su mente de manera significativa.

-Asegúrese de no sobreestimar los beneficios de los caminos no elegidos. A veces, idealizamos lo que podría haber sido e imaginamos que todo habría funcionado de la mejor manera si hubiéramos tomado una decisión diferente. Pero no puedes saber realmente cómo una decisión alternativa habría afectado los acontecimientos posteriores, algunos de los cuales podrían no haberte gustado. Por ejemplo, si hubiera aceptado un trabajo atractivo lejos de su familia, su carrera podría haber florecido más rápidamente, pero probablemente se habría perdido la cercanía familiar.

-Intente encontrar aspectos positivos en su situación actual. ¿Hay algo que sea mejor porque usted tomó la decisión de la que ahora se arrepiente? Es posible que sienta la tentación de descartar esta pregunta como sacarina. Pero cuando trabajo con mis pacientes sobre los arrepentimientos, quedarse con una indagación curiosa y de mente abierta generalmente les permite reconocer aspectos positivos relacionados con su decisión, por pequeños que sean. Y a veces incluso desarrollan una profunda gratitud por donde están ahora.

Mirarse uno así mismo. E imaginarse desde un avión que asciende. Esta es una forma de graficar el arrepentimiento. "Puede notar cómo usted y sus arrepentimientos se vuelven cada vez más pequeños a medida que la vista se expande", explican los expertos
(Getty Images)
Mirarse uno así mismo. E imaginarse desde un avión que asciende. Esta es una forma de graficar el arrepentimiento. "Puede notar cómo usted y sus arrepentimientos se vuelven cada vez más pequeños a medida que la vista se expande", explican los expertos (Getty Images)

-Pon lo que lamentas en perspectiva. El arrepentimiento a menudo pierde su poder con el tiempo. ¿Qué importancia tendrá la fuente de tu arrepentimiento dentro de un mes? ¿Un año? ¿Cinco años? Otra forma de alejarte un poco del arrepentimiento que te paraliza es imaginarte mirándote a ti mismo desde un avión que asciende. Puede notar cómo usted y sus arrepentimientos se vuelven cada vez más pequeños a medida que la vista se expande para incluir más del mundo que lo rodea. La idea es apreciar la insignificancia cósmica de nuestros problemas.

-Reconoce que los demás están más preocupados por sus propios problemas que por los tuyos. De hecho, la investigación sugiere que otras personas a menudo nos juzgan con menos dureza que nosotros mismos, incluso cuando cometemos errores. Tuve un paciente que estaba atormentado por el arrepentimiento de haber vendido su negocio en un momento inoportuno, con frecuencia centrándose en cómo su movimiento fue ‘ridiculizado’ en sus círculos profesionales. Cuando finalmente se sentó a almorzar con uno de sus antiguos colegas, se sorprendió al descubrir que los demás apenas recordaban lo que había sucedido.

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR