Un deslave en Brasil dejó al menos dos muertos y 30 desaparecidos

Las 45 dotaciones de bomberos que llevan a cabo las tareas de rescate ya suman más de 35 horas de trabajo por las malas condiciones, que aumentan el riesgo de un nuevo deslizamiento

Imágenes del deslizamiento ocurrido en Brasil (Twitter: @AndreteleSUR)

El deslave de este lunes en el estado de Paraná, al sur de Brasil, ya dejó dos muertos y al menos 30 desaparecidos. El hecho arrastró una veintena de vehículos y camiones que circulaban por la carretera BR 367 donde, a su vez, se registran intensas lluvias desde hace varios días.

La vía se mantiene cerrada en ambos sentidos, bloqueada por gran cantidad de tierra, vegetación y escombros.

Las condiciones climáticas desfavorables han complicado las tareas de rescate de las 45 dotaciones de bomberos que trabajan en las zonas afectadas desde hace más de 35 horas. El último informe dio cuenta de seis sobrevivientes hallados, además de los fallecidos.

Las vías quedaron completamente bloqueadas por vehículos, escombros y vegetación arrastrados por el agua (REUTERS)
Las vías quedaron completamente bloqueadas por vehículos, escombros y vegetación arrastrados por el agua (REUTERS)

“Hay 54 bomberos trabajando de forma ininterrumpida desde hace más de 35 horas”, informó en un comunicado la Secretaría de Seguridad de Paraná el miércoles por la tarde, y comentó que se sumó el apoyo de un equipo táctico especializado para las labores de búsqueda durante la noche.

Los bomberos utilizan remolques, perros rastreadores y drones equipados con cámaras termográficas para localizar a las víctimas .

Sin embargo, a pesar de los esfuerzos por encontrar y asistir a todos los afectados, las tareas se ven desafiadas por la previsión de nuevas lluvias para las próximas horas, lo que aumenta las chances de que ocurran nuevos deslizamientos. Asimismo, los bomberos comprobaron puntos de rotura “por los que empezaron a salir grandes cantidades de agua”, lo que aumenta la preocupación.

“La situación en la zona, que ya es peligrosa, probablemente empeorará en los próximos días si las condiciones continúan”, agregó el comandante de Bomberos de Paraná, Manoel Vasco.

Las intensas lluvias, tanto en la zona como en las regiones cercanas, han dificultado las tareas de rescate y han aumentado las posibilidades de más deslaves (Twitter:@AndreteleSUR)

Impresionantes imágenes difundidas por André Vieira, corresponsal del canal Telesur en Brasil, muestran cómo una enorme mancha marrón de lodo avanza sobre el terreno y cubre decenas de metros de camino asfaltado, apenas dejando visibilidad sobre los vehículos.

Dado que el suceso se dio en una zona urbana, es difícil establecer un número preciso de desaparecidos ya que, como afirmó Vasco, “en cada vehículo pueden ir de una a cinco personas. Nuestra hipótesis es que podría haber entre 30 y 50 desaparecidos”.

Entre las víctimas del deslave se encuentra el alcalde de Guaratuba, la localidad más cercana a la vía afectada por el derrumbe, en el litoral sur de Paraná. “Fue horrible, la montaña se nos cayó encima y se llevó todos los carros. Solo estamos vivos por la gracia de Dios”, dijo Roberto Justus.

Las alertas no se limitaron a este estado de Brasil sino que se extendieron, también, a otras zonas al sur del país. El último registro del Instituto Nacional de Meteorología (Inmet) dio aviso de posibles lluvias intensas, que podrían desencadenar en sucesos similares al de este lunes.

En el estado de Espírito Santo, al sureste, el puente que une las ciudades de Aracruz y Linhares cedió ante las intensas llvuias (Twitter: @AndreteleSUR)

En ese sentido, este miércoles al menos una persona fue encontrada sin vida en el estado de Sergipe -al noreste- tras ser arrastrada dentro de su vehículo mientras circulaba por una carretera. Según informaron medios locales, una parte del camino se desprendió por completo ante el enorme caudal de agua causado por las intensas lluvias.

Los deslizamientos de tierra se han vuelto más habituales en el último tiempo en Brasil. Durante el último verano austral, los deslaves causados por las fuertes precipitaciones dejaron cientos de víctimas.

El peor de ellos se dio en febrero de este año, cuando más de 200 personas murieron en Petrópolis, una ciudad turística ubicada en una región montañosa cerca de Río de Janeiro.

(Con información de AFP y AP)

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR